Viajar al espacio

Eso… viajar al espacio es algo que nunca me ha provocado. Pero eso no quiere decir que no haya estado allá.

planeta espacio

Imagen de ‘Planeta huérfano’

Crecí en la era de los space shuttles, los vi despegar en televisión, sufrí la explosión del Challenger donde viajaba Christa Corrigan McAuliffe, preparada para ser la primera maestra en el espacio; su historia me había cautivado.

Visité el centro espacial de Cabo Cañaveral, en Florida, a los 12 años y estando allí mi papá supo que había una conferencia donde estaba Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna (mi papá es de la era espacial del hombre en la luna) y nos hizo sentarnos en unas escaleras para verlo de lejos, a través de una puerta entreabierta. Armstrong estaba sentado sobre el escenario de un enorme auditorio. No entendía lo que decía (yo todavía no hablaba inglés), pero sabía por el rostro de mi padre que estaba frente a alguien importante. Hoy existe la teoría de que el viaje a la luna fue todo un montaje mediático, qué nunca existió.

También viví el fin de los shuttles (ahora son piezas de museo) y los viajes espaciales de la NASA.

Como les decía, nunca soñé con ser astronauta, pero sin dejar la Tierra he viajado al espacio, por supuesto, a través del cine y varias veces. Crecí con La guerra de las galaxias, así que crecí convencida que viajar en el espacio era como andar en carro, pero más divertido, junto a Han Solo y Chewaca; y para viajar años luz, uno aceleraba y aparecían un montón de luces fluorescentes, y en un saltito ya quedaba una en otra galaxia. ¡Rico! Esa sensación la viví en carne propia en los simuladores de Star Wars en Disney. La primera vez me pareció lo más increíble, y la segunda, 20 años después, me dije que no volvería a montarme más, salí tambaleándome.

Stars Wars Han Solo Chewaca

Con Chewaca y Han Solo, viajé al espacio.

Hace unos dos años tuve mi verdadero encuentro con el espacio de la vida real, a través de Pinterest, sí la red social de las crafty moms.

astronaura Karen Nyberg estación espacial internacional

Foto de la astronauta Karen Nyberg, tomada de su cuenta de Pinterest.

Allí descubrí la cuenta de la astrounauta Karen Nyberg y los posts que hacía desde el espacio (acaba de regresar a la Tierra este mes después de seis meses en la Estación Espacial Internacional). Publicó un video de su colega Suni Williams donde da un tour por la estación espacial y explica hasta cómo van al baño. Me pareció lo más ¡wao! que había visto del espacio, un video que deben ver todos los estudiantes.

astronauta Karen Nyberg estación espacional internacional

El cuarto de la astronauta Karen Nyberg en la estación espacial internacional. Con dibujos y juguetes de su hijo.

Admiré a los astronautas por su trabajo y por estar tanto tiempo lejos de casa (la foto que les pongo aquí me parece de las más tiernas que he visto, el cuarto-cama-espacial de Nyberg, con dibujos y juguetes de su hijo), pero concluí, viendo aquel video, que el espacio no es para mí. Me da claustrofia pensar en el encerramiento en la estación espacial y fuera de ella, me parece aterradora la oscuridad sin límites.

Pero.. acabo de viajar otra vez. Fui a ver Interstellar, la nueva película de Christopher Nolan (mi esposo es absoluto fan de este director, así que vemos cada película que hace). Ver como Nolan lleva su obsesión por el tiempo más allá de los límites terrestres, eso sí es creatividad, imaginación y talento… Un aplauso a Nolan por esta creación, por hacerme sufrir y llorar, recordarme lo terreno y maravilloso de la vida humana, y por resaltar algo que menospreciamos a diario: el mundo rural, el campesino, el granjero.

Insterstellar cine Matthew Mcconaughey

Matthew Mcconaughey en Interstellar

Esta peli ha sido mi viaje espacial moderno, donde se sufre y se llora, ya no estamos en La guerra de las galaxias. Viendo Interstellar, me sentí como cuando aprendí a bucear que concluí que es interesantísimo, pero que sencillamente mi cuerpo no está hecho para el fondo del mar, allí me siento como pez… fuera del agua. En el espacio de Nyberg (el de verdad) y de Nolan (el de ficción), me ocurre lo mismo.

Ah… pero seguiré viajando al espacio. Eso es seguro, de la mano de la ciencia ficción y de esa obsesión del ser humano por tratar de explicar lo que no conoce, lo que hay más allá de las estrellas… más allá de este planeta.

Yo no me desgasto en pensar en marcianos, pero estoy totalmente de acuerdo con lo que dijo el personaje de Matthew Mcconaughey (a quien volví a ver en el filme de Nolan) en la película Contact “si somos los únicos, es un gran desperdicio de espacio”, o sea, creo que sí hay vida además de nosotros en el universo, pero fuera de entretenerme en el cine, no tengo mucho interés en averiguar más.

Por el momento, me conformo con decir: Gracias, Nolan, por el viaje. Lo disfruté y lo sufrí mucho.

astronauta Karen Nyberg estación espacial internacional

Dinosaurio de juguete en el espacio. Estos son los souvenirs de su hijo que Karen Nyberg llevó al espacio.

Post data:

Les invito a ver el video del tour de la estación especial internacional por Suni Williams: http://youtu.be/doN4t5NKW-k

A visitar el Pinterest de Nygen: https://www.pinterest.com/knyberg/

A leer su entrevista en el blog de decoración Design Mom: http://www.designmom.com/2013/10/living-with-kids-karen-nyberg/

Y a ver el video de los Valles de Marte, tomado por la sonda espacial Mars Express: http://www.youtube.com/watch?v=pz0sM5NjfjA

Asegúrense que sus hijos sepan cómo es el espacio de verdad, y no se queden solo con la idea que les dan las películas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s