Imagen

Gracias, maestra

regalo maestra gift teacher

Un regalito para las maestras, preparado por mi hija.

¿Recuerdas cómo se llamaba tu primera maestra? Yo sí. Marisela, la de español, y Vilma, la de inglés. Sus cabellos, su estilo de vestir y hasta el color de su esmalte de uñas están grabados en mi mente, junto a sus tonos de voz y sus perfumes. No las he vuelto a ver, y hace 36 años que estuve en kinder, pero me marcaron y no las olvido.

Esa es la misión del maestro, transformarnos, hacernos mejores, abrirnos el mundo. Los que lo hacen bien, tienen un efecto impresionante no solo sobre el niño, joven o adulto, sino sobre la sociedad, aunque sea un trabajo de bajo perfil, pobremente remunerado y todavía menos apreciado.

Por ello, es que los 1 de diciembre están marcados en mi calendario desde que soy mamá, pues así como no olvido a mis primeras maestras, no olvido a la primera de mi hija, teacher Gloria. Y así ha sido siempre en casa. Mi mamá creció en Santiago de Veraguas, cuna de muchos maestros porque allí está la escuela normal, cuya especialidad es formar educadores. Cada 1 de diciembre, ella nos mandaba a la escuela con un regalito, aunque pequeño, para cada maestra.

regalo maestra gift teacher

La mejor tarjeta: la que está escrita por un niño

Esta semana descubrí que ya pocos regalan a las maestras, creo que incluso pocos las felicitan. ¡Sí, el lunes fue el Día del Maestro! y como fue feriado, pues tocaba felicitarlas ayer con un fuerte abrazo.

El lío es qué regalarles porque no quiero llenarles la casa de cerámicas ni darles más papel aunque sea bonito. Mi hija ha regalado nacimientos artesanales y también dulces. Este año, decidimos regalar algo preparado por ella misma, y hace cuatro meses (sí, así de anticipadas nos organizamos para este regalo), tomamos los hijitos de un gordito cactus que tenemos en el balcón y los transplantamos a unos vasitos de metal esmaltado, que me encantan porque me recuerdan a las casas del interior. Allí los dejamos crecer a su aire hasta que llegaron al 1 de diciembre bien graciosos.

gift teacher maestra regalo

Un regalito plantado con amor.

Los colocamos dentro de un cajita de plástico que imita las cajas de comida china, y quedaron de lo más lindos.

Mi hija escribió las tarjetas, y yo la acompañé a la escuela para ayudarla a cargar las cajitas.

Ella iba feliz. Qué rico es regalar detallitos que uno preparó con amor y sus maestras estuvieron contentas, “me dio dos abrazos”, me contó.

Regalar no es solo comprar, ese será mi lema esta época navideña que acaba de comenzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s