Qué rico huele

DSC_0072

Decidí comenzar la Navidad temprano, no con decoración sino con olores. Me compré una vela de pino que me pareció irresistible, y luego pasé a otro sitio por bombillas de aceite con aroma a corona navideña.

Qué rico. Entro a mi casa y me relajo. Cuando ya los niños tienen la pijama, enciendo la vela, pongo música de Navidad o de Frozen (me obligan a oír Libre soy), y siento que aunque todo lo demás sea un caos (los juguetes por doquier, el fregador al desborde o el trabajo acumulándose), nosotros nos vamos relajando y sintiendo más felices.

Se acuestan los niños, y mi esposo y yo seguimos avanzando en los pendientes con el aroma a pino serenando la casa.

Los olores son mágicos, capaces de hacernos correr (eso me pasa con el incienso) o de hacernos arrellanarnos en un sofá.

La Navidad pasada descubrí los piñones con aroma a canela, y quedé fascinada. Creo que este año los colgaré del árbol.

Ya tengo ganas de hornear algo, pero no será hoy, tengo que dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s